Filosofía

Queremos lo mejor para nuestros caballos. Buscamos coincidir lo mas exactamente a su estado natural, a veces lo logramos a veces no es posible por varias razones de posibilidades, de tiempo o de comodidad.

En la naturaleza el caballo viviría en manada con una jerarquía determinada. La manada se desplazaría haciendo kilómetros y pasturando una variedad de hierbas distintas. Al caminar sus cascos se irían gastando.

Nuestros ancestros han modificado la vida de los caballos – Los han domesticado, puesto en cuadras, dado de comer, hoy en día los caballos dependen de nosotros totalmente. Los caballos nos han servido en tiempo de guerras, para trabajar las tierras o en momentos de ocio para competir o darnos un paseo por el monte.
Les hemos quitado la libertad y esto nos impone una responsabilidad hacia ellos.

¿Ahora que podemos hacer ?
Podemos ofrecerle una vida saludable, alimentar correctamente, dar sus tiempos de trabajo y descanso en paddock, limar sus dientes para que pueda aprovechar la comida mejor, arreglar los cascos y herrarlos para que tengan un andar cómodo.

Expertos han estudiado científicamente las necesidades de los caballos, su anatomía, sus enfermedades para que podamos avanzar y mejorar la calidad de vida del animal.

Que hacían los caballos en la naturaleza cuando tenían puntas en los dientes – se apañaban de otra forma pero tampoco se montaban, tampoco se les ponían un filete en la boca, tampoco se les exigía un rendimiento.
Los caballos de competición son atletas, necesitan un pienso de alto rendimiento, un ejercicio muy concreto, unas necesidades mucho mas especificas a cada disciplina.

Pero una vez que lo han dado todo, cuando ya empiezan a decaer a no estar al optimo de su forma, continuamos a cuidarlos. Los años no perdonan.

Entonces hay otros cosas que se pueden hacer para el caballo mayor. Estos caballos necesitan cuidados tanto como los caballos de competición, pero distintos. Necesitan moverse, un pienso adaptado a su dentadura y a su edad. Muchos llegan a una edad avanzada y ya no pueden cortar las largas hojas del forraje – hay que variar la dieta. Luego viene las cojeras, las rigidezes y la cantidad de productos en el mercado para aliviar el dolor de una artrosis.

En la naturaleza un caballo se podría romper una pierna y sufrir durante horas. Hoy en día en estas circunstancias se dormiría el caballo. Tenemos la responsabilidad de tomar esta decisión en estos momentos críticos y es un alivio para todos implicados.

Es una decisión que cuando hay que tomarla en mucha de los casos se vuelve evidente, y por lo tanto mas fácil de tomar. Aunque los momentos pasados con tu propio caballo no se olvidan y quedan en nuestros recuerdos para siempre. Cuando un caballo nos ha hecho pasar momentos inolvidables, no os parece normal cuidarlos adecuadamente hasta el final ?